?

Log in

 
 
07 July 2008 @ 03:20 pm
 


Mientras caminaba por los corredores del limbo, Buer se preguntaba si de haberse muerto antes le hubiera tocado algun numero mas especial que el 332.

Cuidado, no tenía quejas sobre el asunto de perder su nombre (la verdad es que le valía lo mismo llamarse Buer, María Teresa o 332) pero de todos modos, era un numero aburrido y sin sentido.

Por ejemplo, había visto que a Furcas le habia tocado el trece.
Ese era un numero divertido, tenia que ver con la mala suerte y cosas así. Tenía que ver con el infierno y con maldiciones. También estaba el martes 13, que daba mala suerte y el viernes 13, que era cuando salian los zombies.

Pero el 332 no era especial.
Solo era divertido si lo escribia en letras, porque era CCCXXXII, pero no era nada increible porque 1777 (MDCCLXXVII) era mas interesante y en todo caso 13 era gracioso tambien (Es decir, ¿XIII? Bonus por pronunciarlo como si fuera una palabra).


Pero bien. 332 era al final, y con eso viviría hasta que su nuevo jefe (... Ruah decía que se llamaba, pero la verdad es que por mas azúcar que le pusieran a su jefe, Buer sabía que seguía trabajando para la muerte), decidiera relevarlo.
Tenía cierta ironía haber aceptado un trabajo con la muerte por amor a la vida.

Buer se acomodó el saco y se peinó con los dedos. Detuvo, justo a tiempo, un bostezo que estuvo a punto de escapársele.

Que injusto que Furcas obtuviera el numero divertido, el muy vago, como máximo se merecía que le tocara el 1000 o algo por el estilo. Una sola letra. Y lejos del uno, justo como había vivido su vida.



“Este será tu puesto de trabajo.” Le dijo el Demonio de la Muerte, sus ojos grises vacíos clavándose en los azules de el. “Cuidarás de la Segunda Puerta, la Puerta del Infierno.”
Buer observó la sala con detenimiento.

Un enorme espacio gris, una habitación redonda, suponía porque en realidad no tenía forma de nada, no cielo, no infierno, no nada para ser sinceros. Y separadas a la misma distancia una de la otra, tres puertas idénticas.
Le daba un poco de vergüenza preguntar ‘¿Y como se supone que las distinga?’ así que guardó silencio.

Estúpido Furcas, seguro a el no le pasó eso.

“Veintiocho.” Llamó el Señor de la Muerte, con su voz de siempre. Un ángel se asomó (y lo cierto es que este era el primer ángel que Buer veía que no lo veía con aires de superioridad), y luego se acercó, observando detenidamente al recién llegado.
“Señor.” Saludó el ángel, no parecía exactamente respetuoso.
“Cumple tu trabajo, Veintiocho.” Fueron las palabras de la Muerte mientras abandonaba el lugar.


28 era un numero mas interesante tambien. Era divisible entre dos, y si se dividia el 8 entre el 2 daba 4. Ese mismo 4 dividido dos daba otro dos.
Y dos y cuatro eran seis. Que también era divertido. Y dos y ocho eran diez. Y diez mas veintiocho eran 38, que eran doce menos que las legiones que el solía tener en el infierno. Y el doce se podía obtener dividiendo el 28 entre dos (que eran catorce) y restandole dos otra vez.
Buer.
Por el otro lado, Buer no se podía dividir entre nada, y lo mas divertido que podía hacer era sumar
Buer.
Buer mas tres, y ahí era gracioso porque era Buertres, que mal dicho y cambiando la B por una M era muertes, lo cual tenía cierta ironía también. Pero claro, eso no se podía porque las reglas dictaban que las palabras sumadas no tenian sentido.
“Buer, las puertas.”
El demonio sonrió y el ángel giró los ojos.

Un largo silencio cayó entre ellos.




Algun dia voy a escribir el resto. Tengo la teoría de que Kushiel murio porque le dijo a Metatron que se fuera a la mierda con esas mismas palabras, y Sammael probablemente murió porque Real!Neriah era de sus bebes y despues de que paso todo aquello, se enojó con la organizacion del mundo y se metió en donde no debía xD
Eso explica porque es que el señorito estaba tan cabreado con el universo como para aceptar ser el cuerpo de la muerte, lol.
 
 
Feeling: amusedamused
Sing with me: Nerina Pallot - Heart attack